Espiar un móvil: mitos y verdades

Una de las preguntas más frecuentes que los usuarios les hacen a los expertos en seguridad, tiene que ver con la posibilidad de que un móvil sea espiado.

Entendamos por “espiar un móvil”, a acceder a su contenido de forma remota y obtener información como registro de llamadas, chats, búsquedas, contactos, etc.

La pregunta puede tener dos orígenes:

La preocupación por que el móvil de uno esté siendo espiado, por la pareja, un(a) ex, o incluso un enemigo o cualquier persona que desee tomar alguna ventaja de la situación.

Esto es algo que inquieta con justa razón a muchas personas pues hoy los dispositivos móviles son verdaderas cajas fuertes de nuestra vida personal. Alojan fotos y videos, conversaciones y hasta información bancaria y financiera. Es para tomar el tema MUY en serio.

Por otro lado, hay quienes desearían acceder al móvil de otra persona, casi siempre se trata de la pareja y esto es algo común cuando hay sospechas.

Independientemente de si es o no justificable este deseo (ética y moralmente), lo tenemos que examinar desde una perspectiva real: ¿estas personas tienen a su alcance algún medio real para lograr su propósito? ¿Lo permite la actual tecnología? ¿Está al alcance de todos?

La realidad…

La verdad es que si existen programas que pueden acceder a la información de un dispositivo móvil y hacerla visible para otra persona, un tercero. La mayoría de estas aplicaciones son aplicaciones de pago.

Estas apps deben ser instaladas en el móvil, por lo que quien haga esto debe tener acceso físico a dicho terminal e instalar la app.

Estas aplicaciones recabarán datos de chats (por ejemplo WhatsApp), contactos, multimedia, etc. Quien instaló esta app, luego tendrá acceso a esta información de forma remota o también accediendo a un log o registro en el dispositivo.

El mito

Hay personas que quieren contratar a expertos para acceder de forma remota a un móvil. ¿Se puede? La respuesta es Sí y No.

Se sabe que hay software altamente especializado capaz de vulnerar todo tipo de comunicaciones: email, móviles, cámaras web, etc. Es software real, existe y funciona bien. Aterradoramente bien.

Pero el ciudadano común no tiene acceso a este software, sus desarrolladores lo ofrecen a gobiernos y el precio suele ser millones de dólares.

Hablamos por ejemplo de programas empleados (y temidos) por servicios de inteligencia a nivel mundial. Por ejemplo, los temidos Pegasus y Candiru, creados en Israel.

Conclusiones

En un mundo tan interconectado como el de hoy en día, las brechas de seguridad aparecen todos los días y la privacidad de las comunicaciones, no es algo que se deba dar por hecho.

Todos los días aparecen apps y métodos nuevos capaces de acceder y recopilar información de móviles. Incluso como ya es sabido, muchos fabricantes de móviles han sido acusados de incluir “de fábrica” sistema de espionaje en sus terminales.

Ya sea que nos preocupe que alguien esté espiando nuestro móvil, o que estemos en la acera opuesta, es muy importante saber que existen los medios para acceder a esto y que el ciudadano común puede emplearlos con ciertas restricciones. Otra historia es lo que pueden hacer los gobiernos o servicios de inteligencia.

Puedes entrar en https://localizarcelular.world/espiar-movil/ para obtener más información al respecto.

Comparte este artículo

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *