Herramientas para imágenes que nos pueden ayudar

Cada vez es más fácil tomar fotos con calidad profesional desde nuestros dispositivos móviles, incluso los dispositivos de gama media en a actualidad pueden obtener fotos estupendas que antes solo se lograban con móviles de la gama alta, sin embargo estas imágenes suelen ocupar más espacio que las fotos de hace algunos años. ¡Es el precio que hay que pagar por la calidad y excelencia!

Es frecuente que nos topemos con limitaciones de espacio en nuestros dispositivos de almacenamiento, incluso las cuentas “en la nube” típicas ofrecen una cantidad limitada de almacenamiento que en un principio puede parecer alta, pero con el pasar del tiempo siempre termina siendo insuficiente (sobre todo si tenemos presente que en estas cuentas también se almacenan videos, documentos y hasta software).

Por otro lado, muchas veces queremos subir imágenes a nuestras redes sociales y cuando son excesivamente grandes o “pesadas” el proceso se hace bastante tedioso.

Quienes manejan sitios web también necesitan imágenes de buena calidad pero que no sean demasiado grandes, para lograr que sus sitios carguen de forma rápida.

El dilema es que muchas veces, para reducir el “peso” de las imágenes, se tiene que sacrificar la calidad de las mismas, algo que muchas personas no están dispuestas a aceptar.

Optimizadores de imágenes, ¿que son y como funcionan?

Muchos archivos de imágenes incluyen información y datos adicionales, los cuales pueden ser eliminados sin que la imagen sufra cambios en cuanto a su calidad.

Lógicamente también hay la posibilidad de reducir el peso o tamaño de una imagen reduciendo levemente su calidad. Cuando decimos “levemente” nos referimos a cambios que por lo general no pueden ser detectados a simple vista por el ojo humano.

Empleando estos métodos, podemos reducir el peso de algunas imágenes en porcentajes sorprendentes, ¡en algunos caso superando un 90%!

Para optimizar imágenes antes se solía emplear software especializado que había que descargar al ordenador pero esto ya no es necesario desde la llegada de las “web apps” o aplicaciones web, que no son otra cosa que sitios web en los que podemos hacer cosas como optimizar tus imágenes sin que tengas que descargar absolutamente nada.

Generador de código QR de una imagen

Un código QR es un código en dos dimensiones (o bidimensional), de disposición cuadrada, que mediante un patrón alterno almacena datos. El código QR puede almacenar información variada pero en la actualidad se le emplea con bastante frecuencia para dirigirnos hacia algún sitio web.

Los códigos QR se pueden leer fácilmente con cualquier dispositivo móvil y entre sus interesantes usos esta el de la posibilidad de que apunten a una imagen almacenada en la nube.

Para esto obviamente tenemos que subir dicha imagen a la nube y luego crearle un código QR que usaremos para que los interesados luego puedan acceder a nuestra imagen con cualquier app que lea códigos QR en los móviles (algunos ya incluyen esto como parte de su sistema operativo).

Por fortuna hay sitios para generar un código QR a una imagen que nos permiten sintetizar ambos pasos (subir y crear el código) en un solo procedimiento.

Podemos emplear este código para propósitos diversos: diversión, negocios, educación, etc. En mercadeo este método es muy empleado para crear un efecto “sorpresa” en el que al usuario solo se le da una leve pista a cerca de la imagen, generando así una expectativa. Esto también lo podemos usar para sorprender a los amigos o la pareja, con algún detalle original.


Deja un comentario