Decodificadores: Como ver miles de canales gratis

Cuando se habla de decodificadores para televisión, surge siempre algo de confusión pues la palabra se emplea para hacer referencia a más de un aparato, por lo que muchas veces, personas con pocas nociones sobre los tipos de decodificadores, pueden terminar haciendo una compra errónea.

Como lo menciona el sitio especializado decodificador.es básicamente y como su nombre lo sugiere, un decodificador es un aparato que “interpreta” (o decodifica) una señal y la convierte en imágenes y sonido entendibles, que son luego presentadas en la pantalla de nuestro aparato de televisión.

Cuando hablamos de decodificadores para televisión, casi siempre estamos hablando de dos tipos: decodificadores de señal satelital y decodificadores TDT o señal digital terrestre. Existen otros decodificadores también, por ejemplo los IPTV y los de cableado óptico y cable coaxial.

Decodificadores satelitales y TDT

Hoy hablaremos sobre los decodificadores satelitales y TDT, que como hemos mencionado, son los más populares: cual es su función, en que casos nos sirven y como es que funcionan.

Decodificadores satelitales

Son en realidad receptores satelitales con la capacidad de decodificar la señal que baja de los satélites haciéndola accesible para su visualización en los aparatos de TV convencionales.

Pero, ¿Por que llega codificada la señal satelital? es por protección, ya que los proveedores de señal pagan derechos a los productores y medios, para luego vendernos la señal. En ese sentido, al codificar las señales evitan el acceso gratuito a este tipo de contenido comercial.

Sin embargo, hay que mencionar que también existen cientos de canales mundiales que no están codificados y que son de libre acceso público. Un dispositivo decodificador satelital también se puede utilizar para visualizar estos canales y es lo que muchas personas hacen en todo el globo.

Para emplear un decodificador satelital, lógicamente hay que disponer de una antena parabólica, que es la que recibe la señal. Sin esta antena parabólica el decodificador no tiene utilidad alguna.

Los decodificadores satelitales básicos ofrecen funciones típicos de recepción de canales, decodificación y organización. Por otro lado, hay decodificadores mas avanzados y complejos que incluso pueden ser controlados mediante dispositivos móviles, y diferentes sistemas operativos como Android o iOS.

Si lo que nos preocupa es actualizar el software del decodificador (y disfrutar de nuevas opciones), entonces debemos procurar que el que adquiramos tenga puerto USB, mediante el cual es fácil actualiza el firmware.

Hay que tener presente que si lo que queremos es visualizar los canales multimedia comerciales, vamos a necesitar contratar un plan con algún proveedor de señal satelital el cual nos entregará una tarjeta que decodificará los canales a los que estemos suscritos.

Decodificadores TDT

Los decodificadores TDT nos sirven para decodificar señal digital terrestre local, de nuestra ciudad. A diferencia de los satelitales no necesitan una antena parabólica, pero si necesitan una antena desplegable para captar mejor las señales. Esta antena, en la mayoría de casos, funciona perfectamente en el interior del inmueble.

A estos aparatos se les conoce comúnmente como “Sintonizadores TDT”. La mayoría de aparatos de TV modernos vienen ya con un sistema de sintonización TDT incorporado, sin embargo los aparatos antiguos no los tienen y es en estos casos en los que se hace necesario adquirir un sintonizador TDT externo.

Los decodificadores TDT tienen también niveles de complejidad. Los hay básicos, con las funciones típicas de sintonización y memoria y otros que incorporan prestaciones más avanzadas como por ejemplo el sistema MHP que ofrece un grado de interacción avanzado que incluye, por ejemplo, acceso a información, juegos, chat, e-commerce, etc.

Finalmente, es necesario mencionar que la tecnología evoluciona permanentemente y por lo tanto, cada cierto tiempo los decodificadores necesitan actualizar su software (firmware), por lo que es una buena idea invertir en un aparato que facilite esta actualización, como por ejemplo aquellos que permiten hacerlo mediante un simple puerto USB (el firmware actualizado se descarga desde el sitio web del fabricante).

Comparte este artículo