Por que las impresoras láser siguen siendo tan populares

La oferta de impresoras ha crecido de forma impresionante con la llegada de nuevas tendencias como son las impresoras con tanque de tinta y las multifuncionales (impresora, escáner y fotocopiadora). No obstante, las soluciones clásicas como las impresoras láser siguen siendo muy populares como se puede apreciar al examinar una de las búsquedas mas populares en los buscadores como Bing o Google: toner impresora.

Y es que las impresoras láser han salido de los ámbitos empresariales y ahora no es poco frecuente encontrarlas en hogares y centros de estudio. Aunque la tecnología de impresión láser no es reciente, si que se ha abaratado con los años y su empleo es cada vez mas diverso, ofreciendo un buen equilibrio precio/productividad.

¿Como funciona una impresora láser?

El funcionamiento de una impresora láser es sencillo, sin embargo la tecnología detrás de este funcionamiento, requiere de mucha precisión y estuvo disponible para su uso práctico, solo años después de mucha investigación y pruebas. La secuencia operacional resumida es la siguiente:

Cuando el ordenador envía la orden de impresión a la impresora láser, los procesadores de esta, emplean un mecanismo que mediante un rayo láser, plasma sobre un cilindro el patrón que se ha de imprimir. Este tambor o cilindro está recubierto de una película especial que reacciona a la frecuencia de luz del haz de láser.

Este cilindro queda de esta forma cubierto con cargas eléctricas que siguen el patrón de impresión. Algo así como un sello rotatorio con carga eléctrica. Cuando este tambor gira cerca al toner o fuente de impresión, las cargas absorben partículas del toner (tinta seca).

Cuando este tambor gira sobre una hoja, deja sobre esta las partículas adheridas previamente e imprime de manera rápida y efectiva lo que se han enviado desde el ordenador.

Ventajas de la impresora láser sobre las impresoras de tinta líquida

Velocidad.- La impresora láser imprime a una velocidad alta que solo puede ser igualada por las impresoras de tinta cuando se usa poca tinta, de lo contrario se generarían manchas por arrastre de líquido. Esto no ocurre con la opción láser al emplear pigmento seco.

Nitidez y precisión.- Al emplear tinta líquida, los contornos de la impresión, si se ven de cerca, son difuminados, algo que es bastante patente por ejemplo cuando se imprime texto sobre fondo gráfico. En el caso de la impresión láser, el contorno de la impresión es preciso, algo que podemos constatar con una lente de aumento.

Impregnación de tinta.- Cuando se imprime algo con tinta líquida, en especial si se hace una impresión de alta calidad que requiere una carga alta de tinta, es posible que la impresión traspase al lado opuesto. Esto podría ser un inconveniente en los casos en los que se desea imprimir una hoja por ambas caras. Con la impresión láser esto no sucede, pues al utilizar pigmento seco, este no atraviesa la textura del papel.

Duración y ahorro.- Las impresoras de tinta líquida tienen rutinas de mantenimiento que hacen que la tinta fluya de los inyectores y se deseche para evitar que al secarse esta, estos inyectores queden inservibles. Esto hace que un porcentaje importante de la tinta se desperdicie y que solo se aproveche un porcentaje menor al que el fabricante presenta. Esto no sucede con las impresoras láser que lógicamente no requieren de estas rutinas.

Conclusiones

Aunque el tipo de impresora que se debe adquirir es una decisión que depende de muchos factores, si hablamos de entornos de productividad que generan gran cantidad de documentos y necesitan velocidad y precisión, sin lugar a dudas la elección ideal es la impresora láser.

No obstante, hay que reconocer que el mercado de impresoras se ha diversificado bastante y han surgido opciones interesantes como las impresoras multifuncionales y últimamente las impresoras con tanque de tinta que permite cambiarla de forma sencilla ofreciendo además mayor duración.

La decisión sobre el tipo de impresora a adquirir debe sopesar varios factores, entre ellos el numero de impresiones diarias o semanales, el presupuesto con el que se cuenta, el tipo de documentos que se generan con mas frecuencia y cual es la calidad y características que se buscan en cada impresión.

Comparte este artículo