Declaración de impuestos en línea, ventajas y contras de esta nueva forma de presentar tus impuestos

La declaración anual del SAT es una rendición o reporte sobre los ingresos y egresos que los contribuyentes, sean estos personas físicas o morales, tuvieron en el ejercicio fiscal anterior (el año anterior). Esta declaración tiene como límite los meses de marzo para personas morales y abril para personas físicas, según la normativa vigente publicada por la entidad.

¿Declaración de impuestos en línea?

Como parte de los mecanismos de simplificación para la declaración anual, el SAT ha habilitado un sistema de declaración de impuestos en línea, el cual se puede realizar desde su sitio web oficial.

El procedimiento no es complicado y una vez completados los campos pertinentes con la información solicitada, el proceso finaliza con una captura tanto del RFC como de la contraseña.

La otra alternativa es hacer la declaración separando una cita, la forma tradicional.

A continuación, veamos cuales son las ventajas y desventajas de la presentación en línea de la declaración anual.

Ventajas de la declaración en línea

  1. Acceso sin limitaciones de lugar. Ya que es un sistema informatizado, se puede acceder a este desde cualquier lugar donde nos encontremos con el único requisito de tener una conexión a internet.
  2. Acceso sin limitaciones de horario. Al ser una plataforma informática, podemos registrar la información en horarios en los cuales sería imposible hacerlo, de forma presencial.
  3. Ahorro de tiempo. No es necesario desplazarse fuera de la oficina o el hogar, ni tener que esperar tiempos de atención largos.
  4. Seguridad y salubridad. En el actual contexto de salud mundial (COVID 19), es recomendable realizar los trámites de forma virtual o a través de internet para evita una exposición innecesaria o riesgo de contagio.
  5. Posibilidad de elegir dos formas de declaración: Con Propuesta y Manual.
  6. La declaración “Con propuesta” es automatizada y relativamente más rápida. En esta modalidad, obtenemos un consolidado de las facturas ya cargadas y susceptibles de ser declaradas. Esta información se puede revisar y de encontrarse objeciones, no aceptarla (por ejemplo, por discrepancias en los montos consignados).
  7. La forma manual implica llenar uno mismo la información y aunque es más laboriosa que la opción anterior, permite un mejor control. Esta opción es la empleada si se encuentran discrepancias en la alternativa “Con propuesta”.
  8. Posibilidad de enmendar errores cometidos en la declaración original, mediante una declaración complementaria.

Desventajas de la declaración en línea

  1. Limitación en el acceso a información complementaria. Aunque la web del SAT tiene guías y absuelve algunas dudas básicas, muchas personas prefieren interactuar con personal que pueda absolver sus dudas de forma inmediata.
  2. Poca pericia informática. Damos por sentado que el acceso a internet y el manejo de formularios web es sencillo para todos, pero no es así. Hay personas que por diversas razones no poseen las habilidades suficientes como para completar los pasos de una declaración en línea.
  3. Problemas informáticos y tecnológicos. Pueden darse situaciones en las que los servidores del SAT estén saturados, es algo raro, pero no imposible, sobre todo cuando vencen los plazos y muchos usuarios acceden a la vez. Cuando esto sucede, el servicio en línea se interrumpe y alguna información ingresada deberá ser reingresada nuevamente.
Comparte este artículo