Estos malos hábitos están destruyendo tu smartphone

Adquirir un buen smartphone es toda una inversión, pues como ya se sabe, los mejores smartphones en la actualidad no suelen ser nada baratos. Sin embargo, muchas personas no saben cómo cuidar sus caros dispositivos adecuadamente (iPhone, Huawei, Samsung, Motorola, Sony, etc.), disminuyendo su vida útil con hábitos y prácticas que deterioran progresivamente su integridad.

Muchas personas se quejan de que sus smartphones no duran lo que supuestamente deberían durar y al cabo de algunos meses se desempeñan como dispositivos antiguos, lentos y poco confiables, incluso creen que todo se debe a la tristemente célebre “obsolescencia programada”. A continuación mencionamos algunos hábitos que con toda seguridad están acortando la vida útil de los smartphones.

Emplear cables baratos

Para comenzar, mencionaremos uno de los peores hábitos que tienen los dueños de smartphones: comprar cables baratos de marcas genéricas o sencillamente sin marca. No se malentienda, existen cables genéricos decentes de marcas reconocidas, sin embargo muchos otros que se encuentran en el mercado no cumplen con los estándares mínimos de calidad, estamos hablando de cables que suelen costar alrededor de un dólar.

Lo que los usuarios no saben, es que estos cables podrían incluso arruinar de forma permanente sus smartphones. Peor aún, se han dado casos de incendios y electrocuciones debido al uso de este tipo de cables. Lo recomendable es, siempre adquirir cables de la misma marca que el smartphone o en todo caso, marcas alternativas reconocidas.

Pero también portantes saber tratar bien los cables, incluso los originales y de marca. Unos cables mal manipulados, por ejemplo los que se han quebrado internamente debido a que se les ha doblado exageradamente, pueden también ocasionar cortocircuitos e incendios. Los peores hábitos incluyen doblarlos, estirarlos de forma exagerada y desconectarlos de forma violenta (jalándolos).

No emplear carcasas protectoras

Las probabilidades de que conozcan a alguien con un smartphone de pantalla rajada son altas. Casi siempre creemos que esto solo les pasa a las personas muy descuidadas y jamás nos pasara a nosotros, sin embargo solo hace falta un pequeño descuido para que nuestro preciado smartphone aterrice con la pantalla hacia el piso y esta quede fragmentada.

Incluso si el smartphone continúa operativo con la pantalla rajada, definitivamente su respuesta y se verá disminuida y puede que más adelante, incluso la pantalla deje de responder completamente. Por otro lado, una pantalla rajada puede generar mayores problemas en otros componentes, como por ejemplo los procesadores.

La forma sencilla de proteger a nuestro smartphone de caídas y golpes, es sencilla: comprar una buena carcasa protectora. Esas carcasas son marcos de material resilente o blando que enmarcan a los smartphones. Dicha carcasas viene en diferentes tamaños para adecuarse exactamente a la marca y modelo de cada dispositivo.


Adicionalmente a estas carcasas, también deberíamos adquirir un protector de pantalla para nuestro smartphone. Estos protectores constituyen una barrera adicional que protege nuestra pantalla, no solo de golpes sino también de arañazos y rayones.

No usar estas medidas de protección, implica el estar expuestos a tener que gastar montos elevados en reparaciones o incluso a perder por completo nuestro smartphone, el cual podría quedar completamente inutilizado por una simple caída accidental.

Errores en la recarga de la batería

Hay un gran debate permanente relacionado con el tema de cómo deberíamos recargar la batería de nuestros smartphones. Muchas personas, aseguran que dejar el dispositivo recargándose durante toda la noche es malo para la batería, pero ¿cuál es la verdad?.

También hay personas que afirman que es saludable dejar que el smartphone se descargue completamente antes de cargarlo.

Las buenas noticias son éstas: cargar un smartphone moderno durante toda la noche no sobrecarga la batería ni la arruina. La mayoría de smartphones de última generación incluyen circuitos integrados que controlan permanentemente la carga y evitan que se genere una sobrecarga. De esta forma, cuando las modernas baterías de ion de litio llegan al 100% de su capacidad, el proceso de carga sencillamente se detiene de forma automática.

Aun así, un móvil conectado durante toda la noche, cada cierto tiempo se descarga ligeramente y vuelve a cargarse, por lo que entra en un ciclo de carga exagerado. Lo recomendable es no preocuparse demasiado si se deja el smartphone conectado toda la noche (siempre y cuando tenga una batería de ion de litio). Sin embargo, si nos despertamos durante la noche, sería aconsejable desconectar el dispositivo si este ya llego al 100%.

Durante el día tampoco debemos esperar a que el smartphone se descargue completamente, lo recomendable es recargarlo cuando la batería está por debajo de un 30% de su capacidad.

¿A prueba de agua?

No importa que tanto afirmen los fabricantes que algunos de sus smartphones son totalmente “a prueba de agua”, las leyes de la física son las mismas para todos y los sistemas completamente cerrados no existen. Es cierto que algunos smartphones resultan más resistentes al agua que otros, sin embargo, la humedad siempre es un factor que deteriora a cualquier dispositivo, a largo plazo.

Todos los smartphones etiquetados como “a prueba de agua” deben ser tratados con moderación y si bien es cierto, pueden resistir salpicaduras eventuales de agua en la piscina o en el mar, sumergirlos bajo el agua con frecuencia, es una receta segura para acortar su tiempo de vida y exponer sus componentes internos.

Actualizaciones de software

Cada cierto tiempo los smartphones reciben actualizaciones de software. La mayoría de estas actualizaciones incluyen mejoras en la seguridad y en el desempeño, sin embargo muchos usuarios sencillamente no se toman la molestia de actualizar sus dispositivos.

Es aconsejable es de todo punto de vista, actualizar el software en nuestros smartphones, esto incluye actualizaciones del sistema operativo, pero también actualizaciones de las distintas aplicaciones instaladas. Esta sencilla práctica puede aliviarnos muchos dolores de cabeza a futuro, incluyendo baterías que duran poco, virus y troyanos, y desempeño lento.

¿Sabes de otros malos hábitos que malogren los smartphones o dispositivos móviles?

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *