Las cámaras de los smartphones poco a poco destronan a las cámaras de fotos digitales


Noto una tendencia reciente entre mis amigos: ya casi ninguno de ellos utiliza rutinariamente una cámara de fotos, la mayoría de ellos tienen más que suficiente con la cámara de sus smartphones, los cuales usan en eventos sociales, familiares, fiestas etc. para capturar sus momentos especiales, no me sorprende mucho esta tendencia ya que las cámaras incorporadas en los últimos smartphones son sencillamente espectaculares, con sensores incluso de 12MP, y algunas de ellas con sensores iluminados y con flash, procesadores de imagen bastante decentes y si a esto le sumamos las increíbles aplicaciones para fotos que ya existen como Camera+, Instagram, Top Camera, iCamera HDR y similares encontramos que para muchas personas las cámaras de fotos dedicadas son cosa del pasado.

Una de las desventajas que hay que mencionar, en las cámaras de los smartphones o móviles es la presencia de ruido en la imagen, el cual se manifiesta como imágenes granuladas o con puntos, en especial cuando las tomas se realizan en escenarios poco iluminados, esto tiene una explicación y es el pequeño tamaño de los sensores en las cámaras de los smartphones, lo cual hace que llegue menos luz a estos sensores y por lo tanto la imagen sale granulada, algunos smartphones tratan de superar este problema usando filtros con lo que se elimina el problema del ruido pero se logran imágenes un poco distorsionadas y poco naturales, tal es el caso del Samsung Galaxy S III el cual usa algunos filtros anti-ruido pero reduciendo la calidad de la toma, otro caso parecido es el del nuevo iPhone 5 en el que hay gran cantidad de artefactos en la imagen final.

Los smartphones también están ganando terreno en el tema de los vídeos, ya no sorprende que graben vídeo en calidad HD (720p) o incluso Full HD 1080p, el caso del Galaxy S III es especial, en las pruebas realizadas para vídeo ha alcanzado hasta 71 puntos lo cual saca de concurso a varias cámaras del mercado como la Canon Powershot S1000 (1 año de existencia en el mercado) que ha alcanzado 66 puntos.

De todo esto podemos desprender algunas conclusiones importantes, la más impirtante es que la evolución experimentada por las cámaras digitales dedicadas es más lenta que la evolución de las cámaras en los smartphones lo cual se hace patente en especial en la capacidad de grabar vídeo, terreno en el que los smartphones amenazan seriamente a las cámaras de vídeo existentes actualmente en el mercado, cual será el paso que darán los fabricantes de cámaras digitales y de vídeo para evitar perder esta competencia? quizá incorporar capacidad de telefonía dentro de sus cámaras? todo es posible.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *